La nueva granja de ICPOR en El Cubo de la Solana (Soria) estrena un modelo controlado e individualizado que es pionero en Europa y único en España.

Todas las cerdas reproductoras están identificadas mediante un chip electrónico, de manera que las estaciones de alimentación, controladas por vía informática, las reconocen individualmente y les aportan exactamente la cantidad de pienso y la composición adecuada a su situación, teniendo en cuenta su edad, su estado de gestación, sus días de lactación, su índice de masa corporal…

Leer noticia ampliada en Mundo Agrario – Diario de Soria.