Este video muestra cómo trabajan las granjas de porcino de España y cómo repercute en positivo tanto a nivel de empleo como a nivel de producto de la más alta calidad para el consumidor final.

La totalidad de las granjas de porcino de España cumplen a día de hoy la normativa europea de bienestar animal.

El objetivo de la misma es establecer los requisitos que todas las granjas deben cumplir para proporcionar un mayor bienestar a los cerdos.

En este sentido, durante los últimos años los ganaderos españoles han realizado un gran esfuerzo y una importante inversión económica llevando a cabo las reformas necesarias para adaptar las infraestructuras de sus granjas.

Estos cambios han supuesto una modernización de las instalaciones con el fin de ofrecer a los animales un mayor espacio y más confortable, así como unas condiciones de vida similares a su hábitat natural. Con todas estas medidas, los animales tienen una mayor calidad de vida, ya que su alimentación, descanso y desarrollo se lleva a cabo en las mejores condiciones pensadas específicamente para su bienestar. Bienestar que se traduce en una mayor calidad de los productos destinados a los consumidores, grandes beneficiarios en consecuencia de esta normativa.

Gracias a una fuerte inversión en investigación, a la implantación de moderna tecnología y a la especialización de la mano de obra, nuestro país en el 4º productor de carne porcina a nivel mundial y el 2º productor comunitario.

Las exportaciones de porcino español no han dejado de incrementarse en los últimos años, llegando en la actualidad a comercializar más de 1 millón de toneladas de una amplia gama de productos de la más alta calidad en la práctica totalidad de los mercados exteriores.

El sector porcino se ha convertido en un importante motor de la economía española, representado más del 14% del PIB industrial y generando más de 2 millones y medio de empleos, de los cuales cerca de 200.000 son puestos de trabajo directos.

Se ha creado un amplio tejido industrial formado por miles de pequeñas y medianas empresas repartidas por toda la geografía nacional y que proporcionan empleo a millones de familias, especialmente en las zonas rurales.

El bienestar animal es por tanto un elemento diferenciador del modelo europeo de produccion, del cual desarrollan los ganaderos españoles para ofrecer a los consumidores unos productos del cerdo con los mejores estándares de calidad, sanidad, medioambiente y bienestar animal del mundo, y que contribuyen a potenciar la economía de nuestro país.