Granja La Barrosa es una referencia en innovación en el ámbito de la producción porcina al incorporar las tecnologías más avanzadas procedentes de Estados Unidos y pioneras en España. Este compromiso con la innovación está respaldado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), una Entidad Pública Empresarial, dependiente del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, que promueve la innovación y el desarrollo tecnológico de las empresas españolas.

Granja La Barrosa, con capacidad para 4.500 plazas de cebo ibérico, incorpora un sistema de alimentación de precisión para los animales, que garantiza un control exhaustivo e individualizado de cada uno de ellos. Este control redunda en beneficio de la gestión medioambiental de la instalación y del bienestar de los animales.

La innovación de este proceso consiste en el uso de nuevas técnicas de manejo y de alimentación mediante un sistema de clasificación y acceso a corrales de alimentación, con el fin de conseguir la máxima precisión en el ajuste del suministro de nutrientes respecto a las necesidades de los animales en cada fase de su desarrollo. Una mayor precisión implica un mejor aprovechamiento de esos nutrientes por cada animal y, por tanto, un menor volumen excretado, con lo que la gestión posterior de los estiércoles es mucho más eficiente y sostenible.

El acceso a corrales de alimentación está regulado por unas básculas de pesaje automatizadas con distintos parámetros que cuentan con dos puertas de salida. El peso vivo del animal es lo que determina qué puerta debe abrirse para acceder a los corrales de alimentación correspondientes. Estos corrales tienen capacidad para 500 animales y suelo de paja. La granja La Barrosa tiene instaladas 9 básculas de este tipo. Cada cerdo ibérico se pesa entre 4 y 5 veces diarias y en función de sus kilos, el mecanismo lo dirige a un comedero u otro, variando su alimentación.

Este modelo de alimentación controlada e individualizada también contribuye a una reducción de posibles problemas inmunológicos en los animales. Esto, sumado a un control permanente de las condiciones ambientales de la instalación (temperatura, humedad, etc.) y a la disposición y manejo de los cerdos garantiza el confort y el bienestar de los animales.

Castilla y León Televisión