En España, hasta la publicación del RD 306/2020, de 11 de febrero, el principal cambio legislativo para el sector porcino se produjo en 2013, cuando entró en vigor una normativa de carácter europeo, actualmente calificada como muy efectiva. El sector porcino español ha demostrado que no solo es capaz de adaptarse y cumplir la normativa, sino también de aprovechar las oportunidades de mejora que se le presentan para tener rentabilidad productiva y aumentar las condiciones de bienestar de los propios animales.

En Castilla y León, la adaptación de los ganaderos a las nuevas regulaciones del sector porcino también es visible. En este sentido, el equipo del programa de televisión Surcos, espacio sobre la actualidad agrícola y ganadera de Castilla y León, se desplazó hasta la localidad zamorana de Arquillinos para conocer la Granja La Barrosa, una instalación referente en innovación en el ámbito de la producción porcina, gestionada por Asunción Gómez. Esta granja está integrada con ICPOR y cuenta con financiación del CDTI.

Durante el programa se dio a conocer cómo se investiga, se innova y se apuesta por trabajar por encima de lo que la legislación establece para garantizar el bienestar de los animales y que el producto que llega al consumidor sea de la máxima calidad. Asimismo, se explicó el intenso trabajo que día a día llevan a cabo los ganaderos y productores de porcino.

Referencia en innovación en la producción porcina

Granja La Barrosa es una instalación referente en innovación en el ámbito de la producción porcina al incorporar las tecnologías más avanzadas procedentes de Estados Unidos y pioneras en España. La innovación de este proceso consiste en el uso de nuevas técnicas de manejo y de alimentación mediante un sistema de clasificación y acceso a corrales de alimentación.

El objetivo de este sistema es conseguir la máxima precisión en el ajuste del suministro de nutrientes respecto a las necesidades de los animales en cada una de las fases de su desarrollo. Asunción Gómez, propietaria de la granja de cebo de cerdo ibérico, explicó que se cuidan todos los detalles para que la granja sea cómoda y para poder garantizar el bienestar de los animales.

En este sentido, una mayor precisión en la alimentación les permite un mejor aprovechamiento de los nutrientes por cada animal y, por tanto, un menor volumen excretado, con lo que la gestión de los estiércoles es mucho más eficiente y sostenible.

Además, este sistema también contribuye a la reducción de posibles problemas inmunológicos y que, sumado al control permanente de las condiciones ambientales de la instalación, como son la temperatura o la humedad, y a la disposición y al manejo de los cerdos garantiza el confort de los animales.

Finalmente, Asunción destacó que en las granjas los animales deben comportarse tal y como son, y que debe predominar la falta de estrés y la ausencia de dolor. Ello no solo garantizará el bienestar animal, sino que también contribuirá a un mayor rendimiento y una mejor calidad del producto que llega al consumidor.

El programa completo puede verse en youtube.