Uno de los objetivos que se planteó ICPOR cuando comenzó a operar en 2012 fue contribuir a la modernización del sector porcino en España. Por este motivo, personal de la compañía mantiene de forma regular encuentros con representantes de empresas internacionales donde compartir opiniones, ver tendencias y conocer nuevas tecnologías que permitan a ICPOR seguir desarrollando su innovadora apuesta.

Control de la granja: nuevos equipamientos y herramientas

En línea con compromiso de ICPOR con la innovación y la modernización del sector porcino, técnicos de la compañía han realizado un viaje a Holanda para conocer las nuevas herramientas aplicables al sector porcino que se están desarrollando.

En este sentido, han visitado las instalaciones de Nedap –compañía tecnológica holandesa líder mundial en la automatización de granjas mediante la identificación individual de animales– y de LeeO –firma holandesa especializada en trazabilidad y pesaje de lechones–, para conocer los nuevos equipamientos y herramientas que están desarrollando para tener un control exhaustivo y constante de los animales en granja.

La implementación de herramientas como éstas facilita a los granjeros de ICPOR poder conciliar su vida laboral con la familia porque les permite tener un control constante de la instalación incluso en remoto, y a garantizar el bienestar de nuestros animales durante todas las fases de la cría puesto que registran la actividad que hace cada uno de los cerdos en la granja.

Visitas prácticas para conocer otros modelos

Además, los técnicos de ICPOR han aprovechado el viaje para mantener un encuentro con Chet Mogler, responsable de Pig Hill, quien les ha expuesto los pros y contras de implementar los nuevos equipamientos de Nedap en su instalación. Según la regulación española, Pig Hill es una macrogranja porcina ubicada en Alvord, una ciudad del Estado de Iowa (Estados Unidos). Esta instalación nació en 1976 como una granja familiar con 270 cerdas reproductoras y actualmente tiene capacidad para 4.400 animales. Y su expansión continúa.

Finalmente, se ha complementado el viaje a Holanda con la visita a la granja Gijsbers, una instalación de 1.000 cerdas reproductoras situada en la localidad de Loosbroek. Durante la visita, los técnicos de ICPOR han podido conocer de un modo eminentemente práctico nuevas alternativas en el manejo de los animales y los resultados que se obtienen.