Ante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19

  • El sector ganadero, uno de los incluidos en el Real Decreto Ley 10/2020, de 29 marzo, con el que se amplía el estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo, el cual delimita los sectores económicos que pueden continuar con su actividad.
  • En el contexto de la lucha contra la COVID-19, ICPOR renueva las medidas excepcionales adoptadas el pasado 14 de marzo para garantizar la seguridad y la salud de las personas que forman parte de ICPOR y el correcto funcionamiento de sus instalaciones como primer paso para asegurar el suministro de productos derivados del cerdo.

Tras la ampliación del decreto de estado de alarma contemplado en el Real Decreto Ley 10/2020, de 29 de marzo, con el fin de reducir la movilidad de la población en el contexto de la lucha contra la COVID-19, ICPOR, como compañía especializada en integración porcina de cerdo blanco e ibérico, mantiene la actividad en todas sus granjas para seguir suministrando materia prima de calidad a la industria alimentaria.

Además, mientras dure la situación de emergencia sanitaria derivada del coronavirus, ICPOR mantendrá vigentes las medidas excepcionales adoptadas el pasado 14 de marzo para garantizar tanto la seguridad y la salud de todas las personas que directa e indirectamente trabajan para la compañía -empleados, integrados y proveedores- como la bioseguridad y la operatividad de todas sus instalaciones productivas. Los empleados y colaboradores de ICPOR que por su trabajo tienen que realizar desplazamientos disponen de los recursos necesarios para desempeñar sus funciones, así como del salvoconducto correspondiente necesario en el caso de que sea requerido por representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Todos nuestros granjeros, veterinarios, visitadores, personal de carga o de calidad, entre otros muchos ámbitos de actuación, siguen trabajando para cuidar de nuestros animales y abastecer de materia prima de la máxima calidad a la industria alimentaria, como parte de nuestra responsabilidad como primer eslabón de la cadena”, afirma Julián Redondo, gerente de ICPOR.< /p>

Entre las medidas adoptadas por ICPOR destacan: la suspensión de todas las reuniones y visitas a granjas que no sean absolutamente necesarias, promoviendo la utilización de la videoconferencia para su realización, si bien los veterinarios de ICPOR siguen velando en nuestras granjas por bienestar de nuestros animales; la limitación de todos los desplazamientos y viajes programados a aquellos que sean absolutamente imprescindibles; la implantación del teletrabajo entre todos los empleados que por su desempeño pueden desarrollar sus funciones de modo telemático.

Por otra parte, y siguiendo las recomendaciones de las organizaciones sanitarias, ICPOR ha implementado las siguientes medidas específicas en granja para garantizar el correcto funcionamiento de las instalaciones y el bienestar de sus animales:

  • Se han reforzado las medidas de bioseguridad en las instalaciones: se restringe el acceso de vehículos y personas ajenas a la instalación.
  • Se han reforzado las labores de limpieza y desinfección de las zonas comunes de la granja.
  • Las visitas se han reducido a las mínimas imprescindibles, como veterinarios o personal encargado del mantenimiento de la instalación, que llevarán equipos de protección individual. Si durante alguna de estas visitas se coincide con algún empleado de la granja, se mantendrá una distancia de seguridad de al menos 1 metro de distancia.
  • Los veterinarios y visitadores que acudan a una granja de ICPOR para el control individualizado de los animales avisarán previamente al encargado de la instalación y desarrollarán su trabajo en solitario. Cuando finalice la visita, comunicarán su resultado por vía telemática al dueño de la granja.
  • Se ha promovido la formación de grupos de trabajo reducidos para el desarrollo del trabajo diario en granja, eliminando el contacto entre ellos y reduciendo el riesgo.